RESEÑA: "EL DÍA QUE DEJÓ DE NEVAR EN ALASKA" DE ALICE KELLEN

sábado, 7 de abril de 2018

Antes de empezar con la reseña de "El día que dejó de nevar en Alaska" quiero saludar a toda la gente que sigue por aquí y que, aún y así me sigue leyendo. Hace mucho tiempo que no aparezco y es que no he pasado por mis mejores momentos y tampoco me veía con ganas de seguir con este blog, por eso lo dejé en "standby". Pero algo maravilloso ha pasado, y ha sido leer este libro. Gracias a Alice Kellen he vuelto a tener ganas de contar al mundo las maravillas que se encuentran debajo de una fachada (nunca mejor dicho). Por último, perdón por desaparecer y espero, esta vez, quedarme para mucho tiempo.



Título: El día que dejó de nevar en Alaska
Autor: Alice Kellen

EditorialTitania Fresh
ISBN9788416327393
Género: New Adult
Encuadernación: Tapa blanda 
Páginas: 352
Año de publicación: 2017
Precio: 16€



S I N O P S I S


Un chico con el corazón de hielo.
Una chica que huye de sí misma.
Dos destinos que se cruzan.

Heather cree que solo hay tres cosas que sabe hacer: atraer problemas, salir huyendo y correr. Así es como termina en Alaska, en un pequeño pueblo perdido, trabajando de camarera mientras intenta llevar una vida nueva y tranquila. Su único problema es que uno de los dueños del restaurante parece odiarla y que ella nunca antes ha conocido a nadie que despierte tanto su curiosidad. Nilak es reservado, frío y distante, pero Heather puede ver a través de todas las capas tras las que se esconde y sabe que en ocasiones hay recuerdos que pesan demasiado; como los de sus propios errores, esos que intenta dejar atrás.


Pero, a veces, la vida te da una segunda oportunidad. La nieve empieza a derretirse. Y todo encaja.



R E S E Ñ A



El día que dejó de nevar en Alaska ha sido el primer libro que he leído de Alice Kellen. Hace tiempo que tengo obras de la misma autora en mi Wishlist de libros, pero, no sé muy bien por qué, hasta el momento no he leído nada de ella. Quiero decir que, con este libro, tenía las expectativas un poco bajas ya que al ver algunas reseñas por YouTube no hablaron demasiado bien de él, pero quizá este hecho ha ayudado a que me enamorase totalmente del libro, de Heather, de Nilak, de Caos y de cada uno de los personajes que aparecen en la obra.


Empecemos hablando de Heather, una chica perdida que decide irse a Alaska por un póster colgado en su habitación. Desde el primer momento de la historia vemos como Heather fue a parar a Alaska por un impulso, y una vez acabas el libro piensas, ¿impulso o destino? El personaje de Heather va evolucionando a lo largo de la novela, al igual que su corazón, el cual va sanándose gracias a un amigo que le recibió con la lengua fuera y las orejas tiesas: Caos

Caos es un maravilloso Husky. Al principio, su dueño, al ver que el perro no servía para carreras lo medio abandonó a John, un personaje de lo más importante en la novela, ya que es el hombre que acoje a Heather cuando se encuentra en mitad de Alaska sin saber hacia donde dirigir sus pasos. Y, bueno, además de acoger a Heather, a mí me ha robado el corazón, he perdido la cuenta de las veces que me han entrado ganas de abrazarle fuertemente y no soltarle. Caos parece ser el único que se alegra de la llegada de Heather, ya que todo el mundo en el pueblo se muestra frío ante la nueva presencia.

Heather encuentra trabajo en un bar del pueblo y pronto establece una relación de amistad con Seth (un joven chico dueño del bar) y con su prometida, Sialuk. También se gana el cariño de John y de Naaja, la abuela de Sialuk. Pero hay una persona que se le resiste, Nilak, el chico del corazón de hielo incapaz de pronunciar más de dos palabras seguidas. Al principio nos parece el típico chico malote de los libros que va de interesante y de rompecorazones, pero Nilak es totalmente lo contrario. También es un personaje que va evolucionando a lo largo de la novela y, el Nilak del primer capítulo no tiene nada que ver con el Nilak que vemos en el último capítulo, y en realidad, todo esto es gracias a Heather.

«—Eres tan increíble, Heather... —Su voz está rota y no sé por qué. Aguanto la respiración mientras sus labios húmedos dejan un reguero de cálidos besos por mi cuello. Se me eriza la piel. Parpadeo. Tengo ganas de llorar. De alegría. De tristeza. De todo—. Alguien debería habértelo dicho cada día de tu vida, todas las mañanas, hasta que terminases creyéndote esa verdad y diciéndotelo a ti misma al mirarte al espejo. Porque es cierto. Lo eres. Ella tiene razón. En algún momento te darás cuenta de que eres Siqiniq. El Sol.» Nilak.

La relación que se establece entre ellos dos va muy poco a poco. El libro te engancha y hace que quieras leer sin parar, intercalando un capítulo con un día del diario de Annie. Yo, personalmente, no me di cuenta de todo lo que estaba pasando, de las relaciones que había, de quién era Annie hasta el final es posible que sea porque soy un poquito cortita y estaba tan metida en la historia de Heather y Nilak que no veía más allá de ellos dos, pero de verdad que es alucinante. En mi cabeza han habido varias explosiones por los plot twists que ha habido a lo largo de la novela.

También me ha impactado a buenas toda la información que ha tenido que recopilar la escritora para escribir la novela, ya que aparte de explicarte una historia entre Heather, Nilak y todos quienes les rodean, te explica cosas de los Inuit, de la lengua, ¡hasta de enseña palabras en el idioma! Como negligevapse, una palabra que se ha convertido en una de mis favoritas del mundo entero.

«Supongo que cada acción tiene sus consecuencias, algunas buenas, otras malas y la mayoría inesperadas. Alaska es una de esas consecuencias inesperadas. Y Nilak también.» Heather.

Si es cierto que Alaska es uno de los sitios más fríos que pueden existir en el planeta, también cabe decir que, durante este libro, me ha transmitido un amor y una calidez increíble, me ha llenado el corazón de buenas sensaciones aunque a veces me lo ha roto también un poquito y me ha hecho enamorarme locamente de todos y cada uno de los personajes de la novela eso sí, menos de Denton.



Canción que he escuchado sin parar

the broken hearts club - gnash



P U N T U A C I Ó N

No hay comentarios:

Publicar un comentario

 
FREE BLOGGER TEMPLATE BY DESIGNER BLOGS